¿Quiénes somos?

Nortzuk gara?

image009
 

Tu farmacia de confianza en el barrio de Gros (Donostia)

Abrimos nuestras puertas en diciembre de 1979 en el centro del barrio de Gros en Donostia. Desde entonces, nuestro objetivo ha sido mejorar tu salud y tu calidad de vida, asesorando acerca de los tratamientos farmacológicos y hábitos de vida saludables. Para ello, nos estamos formado continuamente y hemos adaptado nuestras instalaciones a las diferentes necesidades.

1979an ireki genuen botika Groseko auzoan. Geroztik zure osasuna zaintzea eta zure bizi kalitatea hobetzea izan dira gure helburuak. Horretarako, etengabe gure prestakuntza eguneratzen eta instalazioak egokitzen ari gara. Gaur egun zazpi pertsonek osatzen dugu botikako lan taldea; profesionalak izateaz gain, oso giro polita dugu gure artean.

Abrimos nuestras puertas en diciembre de 1979 en el centro del barrio de Gros en Donostia. Desde entonces, nuestro objetivo ha sido mejorar tu salud y tu calidad de vida, asesorando acerca de los tratamientos farmacológicos y hábitos de vida saludables. Para ello, nos estamos formado continuamente y hemos adaptado nuestras instalaciones a las diferentes necesidades.

El equipo lo formamos unos buenos profesionales, con mucha ilusión por el trabajo que desempeñamos, y con una muy buena relación entre nosotros.

 Si quieres estar al día de nuestras novedades, síguenos en Instagram  instagram logo 2


 

El equipo

Ane Otaegui Arrazola
Farmacéutica titular. Doctora en Nutrición y Salud. Diplomada en Homeopatía.
Marisol

Farmacéutica adjunta. Diplomada en Homeopatía.

Itziar

Farmacéutica adjunta.

Máster en Atención Farmacéutica

Aitziber
Farmacéutica adjunta

Kike
Auxiliar diplomado en farmacia
Jesús
Auxiliar diplomado en farmacia
Ana
Técnico en farmacia y parafarmacia
 

 

Historia

M. Ángeles Arrazola - “Yo nací en Zestoa, en una botika, ya que nuestra casa comunicaba con el despacho de la botika de mi aita; crecí escuchando el croar de sus ranas, que en aquel entonces se empleaban para hacer los test de embarazo y las anécdotas boticarias que él nos contaba, algunas de ellas muy antiguas, pues en mi familia hay una larga tradición de farmacéuticos. Con todo esto, desde pequeña tuve claro que yo quería ser “boticaria”, y así ha sido.
 
imageqqss
 

El 22 de diciembre de 1979, el día que cumplía 24 años, inauguré la farmacia Arrazola, que hasta entonces había sido de D. Miguel Gil Linares; fue uno de los días más importantes de mi vida.

Tuve la suerte de “heredar” a Paco Igarreta (Pakito), que llevaba muchos años con D. Miguel. Me ayudó mucho, sobre todo en sentirme enseguida querida y aceptada por todos sus clientes y amigos. Después, y a medida que aumentaba el trabajo y se implantaron nuevos servicios, la plantilla fue aumentando; por aquí han pasado compañeras y amigas como Conchita, Pili, Carmen, Marta, Idoia, Olga, Amaia, Ainhoa, etc. Y ahora mi hija Ane coge el testigo de la farmacia acompañada por Kike, Marisol, Jesús, Itziar, Aitziber, Ana, Conchi y con Juan Ignacio en la gerencia, como todos estos años.

image005Entre todos, hemos intentado dar la mejor atención y los servicios más adecuados a cada momento. Comencé potenciando la formulación magistral y los análisis clínicos con la ayuda de mi hermana Bea y mi cuñada Cristina, ambas licenciadas en Medicina. Después me formé en el campo de la homeopatía y la atención farmacéutica, intentando que cada cliente de la farmacia accediese al tratamiento terapéutico que más se ajustara a sus necesidades y deseos. Esto nos ha llevado también a participar en diversos programas de asistencia sanitaria como la preparación de pastilleros, los tests de VIH o el programa de mantenimiento con metadona. Además de esta ampliación de servicios, nos hemos adaptado a los avances informáticos y tecnológicos del momento; en el año 2009 instalamos un almacén robotizado que nos permite estar en la vanguardia de la tecnología, y lo que es más importante, nos ha ayudado a mejorar la atención a los clientes en mostradores individualizados.
 
Quiero aprovechar estas líneas para agradecer a mi familia por el apoyo que han supuesto durante estos 38 años, y sobre todo a mi aita Ignacio Arrazola, boticario de Zestoa y luego de Rentería, quien me ayudó en todo momento y me inculcó la pasión por la botika y por el trabajo bien hecho.
 

Agradecer también a mi equipo por su profesionalidad, por su ilusión en mejorar y por haber mantenido siempre un buen ambiente de trabajo.

Y como no, agradecer a mis clientes-amigos que a lo largo de estos años han confiado en mí y me han hecho partícipe de sus buenos y malos momentos.

A todos ESKERRIK ASKO.”
 

 

Más información

 

943 916 378